A12_2

Tu bebé a las 15 semanas de embarazo

La semana 15 de embarazo corresponde al cuarto mes y tu bebé continúa en crecimiento y desarrollo, ahora tiene el tamaño de un pomelo pequeño y pesa, aproximadamente, entre 48, 50 gramos y 71 (1,7 y 2,5 onzas). Además, en esta semana de embarazo el bebé mide aproximadamente entre 10 y 11,5 cm (4,1 y 4,5 pulgadas) desde la coronilla hasta el cóccix.

El pelo hoy

Maravillosamente el patrón del cabello de tu bebé se definirá esta semana, pero no hay ninguna garantía de que nacerá con la cabeza llena de cabello. Mientras tanto, en estas 15 semanas de embarazo, la cabecita y todo el cuerpo de tu pequeño comienza a cubrirse de un cabellito ultrafino y suave llamado lanugo. Este fino cabello protege su delicada piel del líquido amniótico y, en general, desaparecerá inmediatamente antes o después del parto.

Piel delgada

Debajo del lanugo hay una fina capa de piel a través de la cual se pueden ver los vasos sanguíneos, los cuales ya transportan sangre. Además, la boca continúa desarrollándose y la cara del bebé puede moverse cada vez más.  

Tu embarazo a las 15 semanas

Aumento de energía

Muchas mujeres dicen que en esta etapa del embarazo comienzan a sentirse con más energía. Si eres una de las afortunadas que tienen ese empujón adicional, ¡disfrútalo! Estás próxima a entrar a la semana 16, así que goza tu embarazo semana a semana, puedes aprovechar para caminar, disfrutar de tus hobbies o comienza a diseñar la habitación de tu recién nacido, aquí te dejamos algunas ideas para decorar el cuarto de tu pequeño.

Manos, pies y tobillos inflamados

Esta inflamación, o edema, es causada por un aumento de la circulación sanguínea en tu cuerpo y la presión de tu útero en crecimiento sobre las venas pélvicas. Puedes optar por el ejercicio moderado como una gran manera de controlar la inflamación, así que trata de caminar, nadar o tomar clases de yoga. Si tienes hinchazón en tu rostro, comunícate con tu médico. 

Congestión nasal

Si sientes que tu nariz está constantemente tapada o si sufres de hemorragias nasales, es posible que puedas culpar de estos síntomas a las hormonas del embarazo, que hacen que las membranas mucosas de la nariz se hinchen y se sequen. Asegúrate de mantenerte hidratada y prueba las gotas nasales de solución salina para aliviarlo.

Dolor lumbar

Si sientes dolor lumbar a las 15 semanas de embarazo, ¡tranquila, no estás sola! Muchas mujeres embarazadas experimentan este síntoma. Practicar una buena postura puede ayudarte, al igual que usar zapatos de tacón bajo con buen soporte. El ejercicio moderado que fortalece los músculos de tu espalda también puede prevenir o aliviar el dolor lumbar.

Venas de araña

A medida que el embarazo avanza, puede provocar cambios en la circulación y un aumento del volumen de sangre, es posible que empieces a notar venas delgadas y rojas debajo de la piel de la cara o las piernas. El ejercicio regular y la elevación de los pies siempre que sea posible pueden ayudar a mejorar tu circulación y reducir las posibilidades de tener arañas vasculares, que generalmente desaparecen después de dar a luz.

Infecciones del tracto urinario

El embarazo puede hacerte más propensa a las infecciones urinarias. Si sientes algún dolor al orinar, una fuerte necesidad de orinar inmediatamente, fiebre o dolor de espalda, infórmeselo a tu médico de inmediato, él puede recetarte antibióticos para ayudar a prevenir una infección renal o de la vejiga.

¿Sabías qué...?

¡Es el momento del pelo! En esta semana se definirá el patrón del cuero cabelludo de por vida y todo el cuerpo de tu bebé se cubre de un cabello ultrafino y suave (llamado lanugo) para proteger la piel del líquido amniótico.