Cómo solucionar los problemas de sueño de tu bebé

El hecho de haber logrado nuevos objetivos de desarrollo, como pararse o caminar, hace que el patrón de sueño de tu bebé, el cual alguna vez fue predecible, cambie y sea menos confiable. Las siestas en las mañanas y en las tardes se han vuelto menos regulares, y el bebé probablemente se despierte con más frecuencia por la noche. Posiblemente pase más tiempo en su cuna moviéndose que durmiendo, y eso está bien. Eventualmente, una vez que la emoción por caminar se haya desvanecido, tu hijo regresará a un estado más organizado. Hasta ese momento, continúa dejándolo en la cuna a la hora de la siesta, pero no te preocupes si no duerme.

Sueño nocturno La interrupción del sueño es aún más probable en la noche. Puedes ayudar a que tu bebé se duerma nuevamente al reaccionar con calma y con firmeza, y continuando con todos los rituales familiares. Permítele aproximadamente 10 minutos para que regrese a dormir. Luego, puedes ir y darle palmaditas suaves para garantizarle que estás allí, y después retirarte.

La hora de comer Los patrones de comer pueden interrumpirse. Hay posibilidades de que tu hijo no coma casi nada durante una comida, y más que tú en la siguiente. Él mismo logrará el equilibrio siempre y cuando no hagas de eso un gran problema. Entre las comidas, ofrécele refrigerios con alto contenido energético, como pan con queso crema.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.