3 consejos sobre cómo dormir a un bebé

Como todos los nuevos padres ya saben, poner al bebé en la cama puede ser un desafío, y ni pensar en conseguir que tenga una buena noche de sueño. Siga las pautas para ayudar a que tu bebé duerma seguro.

1. Elige firme antes que suave.

Haz que tu bebé duerma en un colchón firme. Seguramente querrás quitar las almohadas y peluches de la cuna de tu bebé que podrían aumentar el riesgo de asfixio. Si tu bebé se queda dormido en la silla para bebé o la silla de paseo, trasládelo a una superficie firme lo antes posible.

2. Mantén a tu bebé fresco.

Antes de llevarlo a dormir, vístelo con solo una prenda más de lo que te pondrías tú misma, según la temperatura ambiente. El sudor, el pelo húmedo, las mejillas sonrojadas, la respiración rápida y el pecho caliente, son signos de que siente demasiado calor.

El sueño puede determinar la memoria, la atención y el temperamento de un bebé, por lo que es importante ayudarle a dormir lo mejor posible. Sin embargo, también hay una gran diferencia entre los bebés en cuanto a la cantidad de sueño que necesitan. Algunos bebés pueden necesitar menos o más horas de sueño que sus compañeros. El sueño es un aspecto importante que contribuye al desarrollo del bebé, al igual que otros factores, como las interacciones madre-bebé o el tiempo de juego y las oportunidades de explorar el mundo que les rodea.

Dra. Louisa Gossé, (Centro para el Desarrollo Cerebral y Cognitivo, Universidad Birbeck de Londres)

3. Colócalo sobre su espalda.

Siempre se debe colocar a los bebés sobre sus espaldas para dormir durante el primer año de vida. Si tu bebé ya está saludable para rodar desde la panza hacia la espalda por sí solo, está bien para que lo haga en su sueño.

La hora de dormir debe estar llena de dulces sueños. Con estos consejos de seguridad en mente, tú y tu bebé ya están preparados para un descanso bien merecido.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.