Cuidados del recién nacido eccema y piel seca

¿Quién no se ha preocupado por la piel seca en algún momento? Y, ¿quién no se ha puesto gran cantidad de cremas y lociones para combatirla? La piel seca es una queja universal. Y las personas que viven en climas secos o tienen antecedentes familiares de piel seca tienen, incluso, más motivos para quejarse.

Si bien puede ser incómodo, la piel seca es más una cuestión de vanidad que de salud. A veces, sin embargo, la piel de un recién nacido excesivamente seca puede picar, lo que puede llevar a un círculo de picazón y rascado, y puede derivar en infección cutánea secundaria o cicatrices.

Dermatitis atópica en bebés recién nacidos

Hasta ahora, los médicos no saben exactamente cuál es la causa del eccema. Se podría deber a una diferencia en la forma en que el sistema inmunitario de una persona reacciona ante las cosas. Las alergias cutáneas pueden estar implicadas en algunos tipos de eccema.

En bebés, el eccema ocurre cuando la piel se irrita y se vuelve roja, seca, con bultos y picazón. Es importante que sepas que hay varios tipos de eccema, pero el más frecuente de todos es la dermatitis atópica.

Muchas veces se asocia con la piel seca, de hecho, es la afección más común de picazón de la piel en niños. Generalmente comienza cuando el niño es un bebé, pero puede iniciar cuando es niño o en los primeros años de la edad escolar. El eccema (manchas rojas y escamosas en la piel que pican mucho) aparece más comúnmente en niños con antecedentes familiares de eccema u otras reacciones alérgicas, incluida el asma y la rinitis alérgica.

Los bebés tienen eccema más comúnmente en la cara, las piernas y los brazos. En niños pequeños o niños más grandes, aparece comúnmente en los pliegues de las rodillas y codos. La picazón puede ser bastante intensa y muchas veces perturba el sueño de los niños afectados. La picazón también sirve para continuar el ciclo, ya que rascarse lleva a tener más áreas de la piel rojas y con picazón, y también puede derivar en infección secundaria con bacterias o virus.

Tratamiento de dermatitis en niños

Toma en cuenta estos consejos como tratamiento importante (y medida preventiva) para la piel seca y el eccema:

  1. Mantén la piel bien hidratada. Una buena hidratación incluye ungüentos grasosos como vaselina y cremas espesas. Las cremas más efectivas vienen en potes; si puedes verterla desde una botella, no será tan efectiva.

  2. Baña a tu hijo todos los días en agua tibia durante no más de 10 minutos. Bañar durante períodos extensos puede secar la piel y empeorar las cosas.

  3. Aplica un humectante espeso para hidratar la superficie de la piel. Los niños con eccema muchas veces también se tratan con ungüentos esteroides tópicos que los pediatras y dermatólogos les recetan. Estos ungüentos ayudan a reducir la inflamación y picazón, y funcionan muy bien cuando se utilizan con un humectante.

Otras estrategias útiles para la piel seca y el eccema incluyen el uso de humidificadores en el dormitorio del niño, evitar lana y fibras sintéticas en ropa, y usar detergentes y jabones sin perfume. Aproximadamente el 60% de los bebés superan el eccema antes de su tercer año .

Afecciones relacionadas

Muchas afecciones relacionadas con la piel seca pueden aparecer en pacientes con eccema, pueden ser:

  • La ictiosis vulgar es un tipo de descamación en forma de polígonos que, generalmente, se encuentra en la parte inferior de las piernas. Piensa en lo que sucede cuando se seca un charco de barro y se agrieta.

  • La queratosis pilar es una afección habitual que se caracteriza por bultos ásperos en la piel (similares al papel de lija) en la parte superior externa de los brazos y muslos, y en los bebés , aparece en las mejillas. Estas dos afecciones tienden a empeorar en invierno y mejorar bastante en verano.

  • La pitiriasis alba consiste en manchas blancas en la piel de las mejillas y, generalmente, es más notorio hacia finales de verano porque las áreas afectadas se broncean menos que la piel de alrededor. Se pueden producir manchas blancas cuando el eccema leve de esas áreas cicatriza, lo que deriva en la pérdida temporal del pigmento.

El tratamiento de todas estas afecciones consta principalmente de una buena humectación de la piel. Los humectantes especiales que contienen alfa-hidroxiácidos pueden ser útiles para la ictiosis y queratosis pilar, y el uso regular de protectores solares puede hacer que las lesiones de pitiriasis alba sean menos notables. Todas estas afecciones pueden mejorar a medida que el niño crece, pero a veces persisten en la edad adulta.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Los niños y los adolescentes con eccema son proclives a las infecciones cutáneas. Lo mejor es llamar al médico de tu hijo de inmediato si percibes signos de infección, como:

  • fiebre

  • enrojecimiento y calor en o alrededor de las áreas afectadas

  • ampollas llenas de pus en o alrededor de las áreas afectadas

  • vesículas o úlceras en la piel similares a las "calenturas" o las "ampollas febriles" que salen en los labios

También, llama también al médico si percibes un cambio repentino o un empeoramiento en el eccema de tu hijo o si esta afección no parece estar respondiendo a las recomendaciones de su médico. 

Fuentes: