Una herramienta práctica

Dada la cantidad de tiempo que las madres de hoy en día pasan fuera de casa, las toallitas húmedas para bebé son una herramienta valiosa para el cambio de pañales, así como para limpiar las manos o la cara de los niños debido a su portabilidad y comodidad.

Una de las razones por las que las madres eligen las toallitas en lugar de otros métodos de limpieza es la comodidad: las toallitas son más fáciles de llevar que el algodón y el agua. Los paquetes con tapa resellable aumentan esta comodidad porque son fácilmente transportables, de modo que las toallitas están siempre al alcance de la mano, y son fáciles de cerrar y abrir con una sola mano.

 

 Una solución sostenible

Los padres pueden estar seguros de que el uso de toallitas para bebés no es peor para el medio ambiente que otros métodos de limpieza suave de sus bebés. En 2010, EDANA (la Asociación Europea de Productos Desechables y No Tejidos, que es una asociación internacional de industrias de productos no tejidos y afines) realizó una evaluación del ciclo de vida en la que se comparaban las toallitas para bebés, las franelas y las bolas de algodón para conocer su impacto medioambiental comparable.

 

Esta evaluación examinó toda la vida de un producto, desde la creación de sus materias primas, la fabricación, el uso por parte del consumidor y su eliminación, para calibrar los posibles impactos ambientales. Los resultados revelaron que las toallitas para bebés y las toallitas húmedas tienen un impacto ambiental potencial similar y son mejores que las bolas de algodón en lo que respecta al medio ambiente.

 

Cuando se trata de cambiar pañales, cada madre tiene una opinión sobre el producto que prefiere para su bebé. Dejando de lado las preferencias personales, las toallitas húmedas Pampers Sensitive han demostrado que superan al algodón y al agua en términos de suavidad para la piel y comodidad para las mamás que se desplazan. Además, las toallitas son tan respetuosas con el medio ambiente como el algodón y el agua.

 

Suavidad para la piel

 Durante muchos años, se ha demostrado que las toallitas húmedas Pampers son productos de limpieza seguros y eficaces, incluso más suaves que el algodón y el agua.

 

Un estudio clínico de neonatología publicado en 2009 encontró que las toallitas Pampers sin alcohol y sin fragancia realmente ayudaron a mantener la salud de la piel de los bebés mejor que las gasas de algodón y el agua en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).

 

El estudio incluyó tanto a bebés prematuros como a bebés nacidos a término, y el uso de toallitas mostró realmente menos eritema (enrojecimiento) en el perineo en comparación con la gasa de algodón y el agua después de sólo cinco días de uso. Las características clave de las toallitas Pampers para bebés que contribuyen a que sean suaves y delicadas con la piel incluyen

  • Sustrato de tela suave

  • Emolientes acondicionadores de la piel

  • Tensioactivos suaves que ayudan a aflojar y eliminar la suciedad

  • Un sistema de amortiguación del pH que ayuda a restablecer el equilibrio natural de la piel