Identifica los síntomas de trabajo de parto

A medida que se acerca el gran día, es posible que te preguntes acerca del trabajo de parto, cómo empieza o si sabrás cuándo estarás realmente comenzando el parto. No te preocupes: El cuerpo de una mujer casi siempre le brinda las señales necesarias y la sabiduría interior para reconocerlas.

Señales de que el parto se acerca

Hay dos indicadores principales de que empezarás con el proceso de parto dentro de un día o dos, algunas personas le llaman etapas del trabajo de parto:

1. La ruptura de las membranas (saco amniótico). También puedes haber oído que se le llaman “romper fuente”. La cantidad de líquido amniótico transparente que se escapa de la bolsa y sale de la vagina varía de una mujer a otra. Para algunas es solo un pequeño goteo; para otras puede ser un chorro.

Sorprendentemente, este precursor del parto es un primer síntoma en menos del 25 por ciento de las mujeres; en realidad puede ocurrir durante el parto en lugar de antes. Pero cuando sucede antes del parto, hay una buena probabilidad de que el trabajo de parto comience dentro de las siguientes 24 horas.

Si rompes fuente, infórmale a tu médico y/o familiares inmediatamente. Observa la hora a la que sucede, el color y la cantidad de líquido, y si tiene mal olor. Debes proporcionarle toda esta información a tu médico.

2. Aparición de sangre. Uno o dos días antes de que comiencen las contracciones, puedes notar una secreción de moco rosado o con vetas de sangre. Esta "aparición de sangre" es en realidad el tapón mucoso que sellaba el cuello del útero durante el embarazo.

No todas las mujeres notan esta aparición, y algunas comienzan con las contracciones antes de expulsar el tapón mucoso. Además, ten en cuenta que el tapón mucoso no es lo mismo que la secreción amarronada con manchas de sangre que puedes experimentar después de un examen vaginal en una consulta prenatal, que no es motivo de preocupación.

HERRAMIENTA DE EMBARAZO RELACIONADA

Las primeras señales del parto:

El trabajo de parto suele llevar tiempo y los primeros signos del trabajo de parto pueden ser imperceptibles. Encuentra aquí lo que necesitas saber sobre los signos frecuentes del trabajo de parto:

Sentir que el bebé se ha encajado más abajo

El encajamiento se utiliza para describir cuando la cabeza del bebé se coloca en la pelvis. Esto podría causar un cambio de la forma del abdomen. Este cambio puede suceder en cualquier momento desde algunas semanas hasta pocas horas antes de que comience el trabajo de parto.

Las contracciones

La gran señal de que te encuentras en el proceso de parto es cuando comienzas con las contracciones uterinas regulares. Al principio, estas primeras contracciones se asemejan a los calambres menstruales o un dolor en la parte baja de la espalda que aparecen y desaparecen en intervalos de 20 a 30 minutos.

Poco a poco, el dolor o los calambres se vuelven más fuertes y duran más tiempo. Las contracciones también se vuelven más frecuentes, hasta que las sientes cada tres a cinco minutos. Para controlar el tiempo de tus contracciones, anota la hora exacta a la que comienza y cuánto dura.

Hacer la llamada

Deberías llamar a tu médico si crees que estás iniciando el parto. Ten tus notas cuando llames de modo que puedas dar información precisa sobre tus síntomas. No tengas miedo de llamar en cualquier momento, día o noche. Tu médico sabe que el parto no siempre comienza entre las nueve y las cinco, y esperan que el teléfono suene a cualquier hora.

Además, ten en cuenta que quizá no tengas que ir al hospital de inmediato. De hecho, si este es tu primer bebé, la mayoría de los médicos o enfermeras sugieren que te quedes en la comodidad de tu hogar hasta que las contracciones hayan alcanzado intervalos de cinco minutos. Si ya has pasado por un parto y nacimiento anteriormente, es posible que te pidan que vayas al hospital antes, porque el trabajo de parto puede ocurrir más rápido.

Darte cuenta de que estás iniciando el parto generará una mezcla de sensaciones, incluida la emoción, la desconfianza y la inquietud. Intenta mantenerte calmada y concentrada. Organiza para que tu pareja o una amiga estén contigo para ayudarte a registrar los síntomas y te lleven al hospital cuando llegue el momento. Sobre todo, ten por sabido que puedes hacer el trabajo que te espera: ¡traer al mundo a tu hijo!

Esperas falsas alarmas

Recuerda que nadie sabe con certeza qué provoca el trabajo de parto y la experiencia de cada mujer es única. A veces es difícil saber cuándo comienza el trabajo de parto.

No dudes en comunicarte con tu profesional de salud si estás confundida y no sabes si estás en trabajo de parto. El trabajo de parto prematuro puede ser especialmente engañoso. Si tienes cualquier signo de trabajo de parto antes de la semana 37, especialmente si también tienes manchado vaginal, consulta con el profesional de salud.

Si llegas al hospital con trabajo de parto falso, no te sientas avergonzada ni frustrada. Considéralo como práctica. La verdadera experiencia es inminente.

Fuentes

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.