Habilidades motoras finas

El control de las manos de tu hijo cada vez es mejor, y puede realizar tareas más delicadas últimamente. Está desarrollando coordinación con los ojos y sus manos, lo cual le permitirá crear todo tipo de cosas maravillosas. En este momento, cuando una mano está ocupada, la otra se estará moviendo. Esta especie de efecto de espejo desaparecerá a medida que el sistema nervioso de tu bebé madure y tenga coordinación de los movimientos.

Habilidades motoras y disposición del bebé

Tu bebé probablemente está utilizando ambas manos de igual forma, pero esta "habilidad" se destacará pronto. Observa cómo utiliza una mano más que la otra cuando pinta o cuando come. Probablemente esta sea la mano más dominante. (Un pie también será más dominante que el otro, así que observa cuál utiliza para patear la pelota.)

Y es que, el control de la motricidad fina es la coordinación de músculos, huesos y nervios para producir movimientos pequeños y precisos. Un ejemplo de control de la motricidad fina es recoger un pequeño elemento con el dedo índice y el pulgar.

Lo contrario a control de la motricidad fina es control de la motricidad gruesa (grande y general). Por ejemplo, agitar los brazos al saludar.

El nivel de control de la motricidad fina en los niños se utiliza para determinar su edad de desarrollo. Los niños desarrollan destrezas de motricidad fina con el tiempo, al practicar y al enseñarles. Para tener control de la motricidad fina, los niños necesitan:

  • Conocimiento y planeación

  • Coordinación

  • Fuerza muscular

  • Sensibilidad normal

Desarrollo de la motricidad asistida

A continuación te mostramos algunas actividades de motricidad fina para niños para fomentarlas:

  • Pídele que se vista. Comienza con los cierres de las prendas y permite que él te ayude. Permite que practique el uso de los botones, también. Incluso si es un gran desafío, definitivamente verás un progreso en sus habilidades motrices.

  • Coloca en la mesa un juego completo de cubiertos para tu hijo. Ya es hora de que haya aprendido a usar la cuchara y, probablemente, el tenedor también. El cuchillo es un gran problema, pero si le permites que pruebe utilizar un cuchillo para niños en alimentos blandos, comenzará a desarrollar la idea.

  • Jugar con agua. Permite a tu hijo que practique sus habilidades para verter agua, en la bañera o en el fregadero. Una vez que comience a transferir líquidos de una taza o vaso a otro, puedes permitirle que lo intente en la mesa (utiliza recipientes pequeños).

  • Permite la creatividad abierta. La mejora en la destreza de tu hijo para dibujar o colorear con crayones o marcadores parece ser más aparente, poco a poco irá haciendo pequeños y precisos dibujos (bajo tu supervisión, por supuesto).

  • Permite que trabaje y recoja un crayón con la mano con la punta hacia abajo. Utilizará el puño primero, y luego los dedos. (Cuando haya cumplido 5 años, ya habrá desarrollado la habilidad de "trípode"). Los garabatos aleatorios de tu hijo probablemente están comenzando a ser circulares.

Pronto, una persona emergerá de esas formas redondas. Parecerá un renacuajo al principio, pero ¡eso no lo hace menos importante! Muéstrale a tu bebé mayor formas y líneas que pueda copiar. Probablemente solo pueda hacer líneas horizontales y verticales, pero es un proceso fascinante que recién comienza: aprender a dibujar las ideas en papel.

Fuentes

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.