Consejos para la estimulación temprana del bebé

Tu bebé se desarrolla y con él también su comunicación: habla y lenguaje; y es que, durante los primeros 3 años de vida, cuando el cerebro está en proceso de desarrollo y maduración, es el tiempo más intensivo en la adquisición de las habilidades del habla y el lenguaje. 

Es importante que sepas que estas habilidades se desarrollan mejor cuando el niño está expuesto consistentemente a un mundo lleno de imágenes, sonidos, al habla y el lenguaje de los demás.

Existen períodos clave en el desarrollo del habla y el lenguaje de los bebés y los niños pequeños. En estos períodos clave el cerebro está más capacitado para absorber el lenguaje. Si se dejan pasar estos períodos y no se expone al niño al lenguaje, será más difícil que el niño lo aprenda.

Los niños de esta edad están fascinados con las palabras, y a menudo inventan sus propias palabras cuando tienen la necesidad. Es por ello que pueden estar encantados con las rimas y buscarán sonidos iguales con cualquier palabra, por ejemplo, pueden buscar rimas con ir, estar o cualquier verbo; o bien, rimas con números o rimas con nombres. Y sí, ¡el momento de la diversión ha llegado!

La UNICEF señala que los juegos con rimas y trabalenguas ayudan a fomentar el desarrollo de la sensibilidad fonológica, específicamente el reconocimiento y la producción de rimas. 

Por lo que las actividades que incluyen la lectura repetida y frecuente de textos breves tienen como propósito, además, que los niños puedan comenzar a establecer relaciones entre las grafías y los sonidos que permite el aprendizaje progresivo del sistema de escritura.

Toma nota de estas recomendaciones y desarrolla el lenguaje de tu hijo a través de las rimas:

  • Escoge algunos poemas cortos que llamen la atención de tu hijo.

  • Apréndanse los poemas juntos, y haz énfasis en las rimas.

  • Luego, escoge una rima para cada parte del día del niño: cuando pasean en automóvil, cuando le das un baño y cuando se despierta por la mañana. Amará las repeticiones y la consistencia del acompañamiento de las rimas diarias. Por ejemplo elige la palabra reír, de ahí rímala con venir, vestir, visir, vivir. O bien, con deducir, inferir, definir. ¿Ves lo divertido que es?

¿Y sabes qué es lo mejor de todo? Las rimas ayudarán al desarrollo de la memoria de tu bebé y su interés en las palabras nuevas, ¡y a la vez se divertirán juntos!

Fuentes

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.