Protección infantil en casa para tu bebé

No pasará mucho tiempo antes de que tu pequeño se mueva y empiece a explorar, así que tendrás que poner tu casa o piso a prueba de bebés y crear un entorno seguro antes de que tu bebé pueda gatear o caminar. Para ayudarte en esta tarea, hemos elaborado una lista de ideas sobre cómo poner a prueba a tu bebé para que te resulte más fácil realizar esta importante tarea. 

¿Qué es la protección del bebé? 

La protección del bebé consiste en tomar medidas para que tu casa sea segura para tu bebé o niño pequeño.

Entre las precauciones de seguridad para bebés que puede necesitar tomar se incluyen las siguientes: 

  • Colocar dispositivos de seguridad en mecanismos como puertas, ventanas o cajones

  • Añadir barreras, como una puerta para bebés, para mantener a tu hijo alejado de peligros como escaleras o chimeneas.

  • Guardar bajo llave los objetos peligrosos (por ejemplo, productos químicos domésticos o medicamentos) o ponerlos fuera de su alcance.

  • Asegurar los muebles pesados, como armarios o soportes de televisión, para evitar que se caigan.

  • Eliminar o cubrir los bordes y esquinas afilados. 

Cuando empieces a poner a prueba a tu bebé, es conveniente que veas las cosas desde el punto de vista de tu hijo, porque lo que a ti te parece un objeto cotidiano e inofensivo puede ser peligroso para tu pequeño. 

Puede parecer una tontería al principio, pero una de las cosas que puedes hacer es recorrer tu propia casa a gatas para tener una "visión de niño" de los peligros que podría encontrar tu hijo.

También es importante tener en cuenta que ninguna medida de seguridad puede sustituir a la vigilancia de los padres y a una cuidadosa supervisión. 

¿Cuándo hay que preparar la casa para el bebé?  

Tiene sentido realizar la mayoría de las tareas de protección del bebé antes de que empiece a gatear, y es posible que te apetezca realizar algunas de las tareas más importantes durante el embarazo para que no se produzcan antes de la llegada del bebé.  

Es posible que te encuentres con más energía para las tareas de acondicionamiento del bebé durante el segundo trimestre del embarazo, entre las 14 y las 27 semanas de gestación. 

Es el momento en que muchas futuras mamás reciben un impulso de energía y algunos de los síntomas más debilitantes del principio del embarazo, como las náuseas y la fatiga, pueden desaparecer. 

Sin embargo, la protección del bebé es una tarea continua, por lo que es posible que tengas que hacer varias rondas y estar atenta a cualquier cosa que pueda ser insegura a medida que tu bebé crece y se vuelve más ágil. 

Por ejemplo, es una buena idea volver a comprobar todas las medidas de seguridad antes de que tu hijo empiece a caminar o a moverse agarrándose a los muebles. 

También es posible que tengas que hacer rondas adicionales de pruebas para niños a medida que tu hijo crezca y sea capaz de alcanzar más armarios, por ejemplo. 

Consejos de seguridad para todas las áreas

Aunque algunos problemas de seguridad son específicos de una habitación concreta -por ejemplo, tendrás que poner a prueba la puerta del horno en la cocina-, hay algunos problemas de seguridad que podrían estar presentes en todas las partes de la casa. A continuación te ofrecemos estos consejos generales:

Enchufes y cables eléctricos  

Estas son algunas formas de proteger a tu bebé del contacto con los cables eléctricos y las tomas de corriente.

  • Cubrir las tomas de corriente. Enchufes a prueba de bebés con una tapa. Los expertos aconsejan utilizar una tapa con cierre que se ajuste a la carcasa de la toma de corriente, y NO el tipo de "tapón blanco" que se introduce en los agujeros de la propia toma. Una tapa de enchufe bien colocada puede cerrarse incluso cuando hay un enchufe en la toma, bloqueándolo en su sitio para que los deditos curiosos no puedan sacar el enchufe hasta la mitad y tocar accidentalmente las clavijas metálicas. Ponte de rodillas y mira a tu alrededor para no perder ningún enchufe. Por ejemplo, si se arrastra debajo de su escritorio puede recordar el enchufe que rara vez se utiliza debajo de él.

  • Ata o cubre los cables eléctricos. Protege todos los cables, incluidos los de los dispositivos de carga, el ordenador, el router Wi-Fi, el centro de entretenimiento, las lámparas y los electrodomésticos. Tu bebé o niño pequeño puede recibir una descarga eléctrica si muerde un cable. Los cables también pueden suponer un peligro de estrangulamiento. Protege y esconde los cables eléctricos en tubos para cables a prueba de niños o asegúralos en alto fuera de su alcance. 

  • Bloquea las tomas de corriente y los cables con muebles. En algunos casos, puede bloquear el acceso por completo utilizando muebles pesados como una estantería o un soporte de televisión, por ejemplo. Sólo tienes que asegurarte de que tu hijo no pueda acceder por detrás o por debajo del mueble, y de que éste esté bien sujeto a la pared. 

Suelos 

Cuando hagas la prueba del bebé en tu casa, haz que el suelo sea un lugar más seguro para que tu bebé gatee, camine y juegue haciendo lo siguiente:

  • Retira los objetos pequeños que estén a su alcance. A los niños les encanta meterse cosas en la boca. Las monedas, los botones, los tornillos y otros objetos pequeños pueden suponer un riesgo de asfixia, así que echa un vistazo a tu alrededor para asegurarte de que no hay nada que pueda ser peligroso al alcance de tu bebé. Mientras revisas el suelo, incluye también los armarios bajos, las estanterías, las cestas y las cajas. Aleja de su alcance todo lo que no sea seguro o colócalo en un armario cerrado a prueba de bebés. 

  • Las pilas de botón son especialmente peligrosas, porque si se tragan pueden provocar un cortocircuito y descargarse, causando quemaduras internas. Busca atención médica urgente -lleva a tu hijo a urgencias o llama al número de emergencias- si crees que tu bebé puede haberse tragado una pila. 

  • Retira o asegura las alfombras. Cuando tu hijo tenga edad para caminar, las alfombras pueden convertirse en un peligro de tropiezo. Incluso antes de eso, puede que te resulte más seguro tener un entorno más libre de obstáculos cuando lleves a tu bebé recién nacido. Puedes optar por enrollarlas y guardarlas hasta que tu hijo sea mayor y esté más firme de pie. Si prefieres no tener el suelo desnudo, utiliza una alfombra de agarre para reducir el riesgo. 

Ventanas

El aire libre es tentador para tu pequeño explorador, por lo que es importante que las ventanas sean a prueba de niños, para que no puedan salir gateando o saltando. Aquí tienes algunas cosas que puedes hacer: 

  • Instalar limitadores de ventanas. Estos elementos esenciales del kit de seguridad para bebés permiten dejar la ventana ligeramente entreabierta para que se ventile, pero sin que se abra lo suficiente como para que el niño se caiga. Asegúrate de comprar un limitador adecuado para el tipo de ventanas que tienes en casa. Estos dispositivos no deben permitir que la ventana se abra más de 6.5 centímetros. Aunque utilices un limitador de ventanas, nunca dejes a tu hijo sin vigilancia junto a una ventana abierta.  

  • Añade cierres de ventana a prueba de niños. Esta es una parte esencial de la protección de tu casa contra los bebés, para ayudar a garantizar que tu hijo no abra las ventanas accidentalmente. Acuérdate siempre de bloquear las ventanas cuando las cierres. Si las cerraduras de las ventanas o los restrictores utilizan una llave, los adultos de la casa deben saber dónde se guardan las llaves para poder abrir las ventanas en caso de incendio. 

  • Retira los muebles de debajo de las ventanas. Los niños pueden subirse a los muebles para acceder a una ventana abierta a gran altura, así que mueva cualquier mueble al que su hijo pueda subirse.  

  • Utiliza cubiertas de ventanas sin cables. Los cables pueden ser un peligro de estrangulamiento. Si tienes cables sueltos que cuelgan, acórtalos, átalos, envuélvelos en una abrazadera o utiliza otros dispositivos de seguridad, como los enrolladores de cables, para mantenerlos fuera del alcance de tu hijo. 

  • Utiliza cristales inastillables. Averigüa si tus ventanas ya tienen cristal inastillable (las modernas ventanas de doble acristalamiento suelen tenerlo). Si no tienes esta característica a prueba de niños ya instalada, aplicar una capa de película de seguridad podría ser una alternativa asequible a volver a acristalar toda la casa.

Puertas 

Para asegurarte de que tu pequeño aventurero no salga mientras no estás vigilando, y para evitar accidentes relacionadas con las puertas, sigue estas pautas para proteger las puertas y los accesos de los bebés: 

  • Utiliza topes para puertas. Estos dispositivos impiden que las puertas se cierren por completo, de modo que su hijo no pueda quedarse con una mano o un pie atrapado en una puerta que se cierra.

  • Utiliza puertas para bebés para cerrar las entradas. Puedes cerrar con llave las puertas que quieres que queden fuera del alcance de tu hijo, pero en algunos casos te gustaría tener la puerta abierta entre las habitaciones pero impedir que tu pequeño acceda a ciertas zonas. En este caso, las puertas para bebés son una gran solución.

  • Haz que las puertas y paneles de cristal sean seguros. Las puertas acristaladas deben tener un cristal de seguridad siempre que la parte acristalada esté a la altura de los niños. En lugar de sustituir el cristal, puede añadirse una capa de película de seguridad a una puerta o panel de cristal ya existente.

  • Instala protectores de dedos sobre las bisagras de las puertas. A veces, cuando las puertas se abren, aparece un hueco entre la bisagra y el marco de la puerta, y los dedos pequeños pueden quedar atrapados en este espacio cuando se vuelve a cerrar. Una protección para los dedos instalada sobre este hueco puede evitar que se produzcan accidentes dolorosos como éste. 

Muebles 

Desde la mesa de centro y los armarios a prueba de bebés hasta el soporte del televisor, tome medidas para asegurarse de que sus muebles son seguros. A continuación te ofrecemos algunos consejos sobre cómo proteger los muebles contra los bebés: 

  • Asegura los objetos grandes y pesados. Tarde o temprano, tu pequeño explorador intentará levantarse agarrándose a los objetos. Asegúrate de que los muebles independientes, como las librerías, las cómodas, las estanterías y el mueble de la televisión, estén fijados a la pared o al suelo para que no haya peligro de que caigan sobre tu hijo. Las correas o soportes antivuelco (que se fijan al mueble y a la pared) pueden venir con los muebles nuevos, pero también puedes encontrarlos en la mayoría de las tiendas de bricolaje para los muebles existentes.

  •  Protege las esquinas afiladas. Todos los bordes afilados de los muebles deben estar amortiguados para evitar lesiones si tu hijo pequeño se tropieza con ellos. Coloca protectores de esquinas en los bordes de las mesas, especialmente en los muebles bajos como las mesas de centro, las mesillas de noche y los soportes de televisión.

  • Coloca cierres de seguridad en las puertas de los armarios o cajones bajos. Este aspecto de la protección del bebé debe incluir también las puertas correderas de los armarios. Mantén a tu hijo alejado de los armarios que contengan artículos pequeños, peligrosos o rompibles, como medicamentos, productos de limpieza, cristalería y aparatos eléctricos. Mejor aún, mantén esos objetos en alto y fuera de su alcance.  

  • Retira los objetos peligrosos de los espacios de almacenamiento inferiores. Si un espacio de almacenamiento no tiene puertas con cerradura, los artículos peligrosos deben colocarse en alto y fuera de su alcance.

  • Comprueba que los cristales de los muebles son seguros. Si compra armarios, mesas o cualquier otro mueble que contenga vidrio, compruebe que el vidrio cumple con las normas de seguridad del Reino Unido. 

Escaleras

Hasta que tu hijo pueda subir y bajar las escaleras con seguridad y sin supervisión, es importante bloquear el acceso a las mismas. De este modo, podrás controlar cuándo tu alpinista en ciernes puede practicar el uso de las escaleras y siempre estarás ahí para atajar cualquier caída. Aquí tienes algunos consejos: 

  • Bloquea las escaleras con barreras para bebés. Si hay escaleras en la casa, tendrás que bloquearlas colocando puertas para bebés tanto en la parte superior como en la inferior de la escalera. Una vez colocadas las rejas, es bueno que te acostumbres a cerrarlas siempre, incluso antes de que tu bebé empiece a gatear. Los expertos aconsejan mantener las barreras hasta que el niño tenga al menos dos años.

  • Comprueba si hay huecos en las barandillas. Mide la distancia entre las barandillas de tus escaleras. Si están a más de 6,5 centímetros de distancia, cúbrelas con una red de seguridad o con tablas para evitar que el bebé se cuele por ellas.

Baby Gates hero image-720x432

Otros consejos de protección para toda la casa 

Antes de lanzarte a poner a prueba a los bebés en habitaciones concretas de la casa, comprueba que has hecho lo siguiente en todas las zonas de tu casa donde es necesario: 

  • Instalar detectores de humo 

  • Mueve las plantas de interior para que estén fuera de su alcance y retira todas las plantas de interior venenosas

  • Deshazte de las bolsas de plástico que tengas por ahí o colócalas fuera del alcance de tus hijos. 

  • Coloca un protector de fuego o una pantalla alrededor de las chimeneas a prueba de bebés y otras fuentes de calor, como fuegos eléctricos o de gas, radiadores, calefactores de suelo, etc. El protector o la pantalla deben fijarse a la pared y encerrar toda la chimenea u otra fuente de calor.

  • Mantén las bebidas alcohólicas bajo llave y fuera de su alcance  

  • Guarda los cables portátiles, como los del ordenador portátil y el cargador del teléfono, en un lugar fuera de su alcance 

  • Pon fuera de alcance los objetos frágiles, como los jarrones de cristal o de cerámica.

  • Guarda bajo llave todos los peligros potenciales, como los productos de limpieza, la pintura, las herramientas, los productos químicos, las pilas, las cerillas, los alfileres y los medicamentos, o guárdalos en un lugar alto para que no estén al alcance del bebé.

  • Mantén el cable de la aspiradora recogido cuando no esté en uso. Guarda el aparato cuando no lo uses.

  • Compra o prepara un botiquín de primeros auxilios para el bebé, y asegúrate de que todos los miembros de la familia -y cualquier otra persona que cuide de tu pequeño- sepan dónde se guarda y cómo utilizar los artículos que contiene

  • Descárgate una aplicación de primeros auxilios como la de la Cruz Roja Británica para bebés y niños. 

En resumen

Entre las medidas de protección contra el bebé que puedes adoptar en toda la casa se incluye la fijación a la pared de muebles pesados como soportes de televisión, armarios y cómodas. Asegúrate de que las ventanas, las puertas, las escaleras, las tomas de corriente, las chimeneas y otros accesorios no supongan un peligro. Asegura o recoge los cables eléctricos, los productos químicos domésticos, las bolsas de plástico y cualquier otro objeto punzante o peligroso.

La habitación

Además de lo que hemos descrito anteriormente, aquí hay algunas cosas adicionales que hay que tener en cuenta a la hora de impermeabilizar la habitación de tu bebé (o tu propia habitación, si es donde va a dormir):  

Cuna 

Sigue estos consejos sobre cómo proteger la cuna de tu pequeño:  

  • Comprueba que la cuna de tu bebé cumple las normas de seguridad. Si vas a comprar una cuna nueva, comprueba que está certificada según la norma británica BS EN 716-1. Si piensas adquirir una cuna usada o de segunda mano, comprueba que es robusta y que la distancia entre los barrotes es de un mínimo de 2.5 centímetros y un máximo de 6 centímetros. Si tiene partes móviles, asegúrate de que funcionan con suavidad y de que no hay forma de que los dedos o la ropa queden atrapados. No utilices una cuna a la que le falten piezas o esté rota, o que presente signos de deterioro. 

  • Vigila la cuna. Revisa regularmente la cuna de tu bebé para comprobar si hay daños como listones sueltos, pintura o madera desconchada y tornillos sueltos.  

  • Utiliza sólo las piezas, tornillos, pernos y componentes originales de la cuna. No modifiques la cuna ni sustituyas las piezas que faltan por algo que tengas en casa o que hayas comprado en una tienda de bricolaje. Ponte en contacto con el fabricante o con el vendedor donde compraste la cuna si observas que hay piezas rotas o que faltan.  

  • Utiliza un colchón que se ajuste bien. Asegúrate de que el colchón quede bien ajustado, sin huecos entre el colchón y la estructura, ya que cualquier espacio extra podría atrapar las piernas o los brazos. Si adquieres un colchón nuevo, tira todos los envoltorios de plástico y el material que lo acompaña. 

  • Mantén la cuna vacía. Mantén los peluches, juguetes, colchas, mantas y almohadas fuera de la cuna durante los primeros 12 meses. Esto es crucial para un sueño seguro y para ayudar a prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). 

  • No utilices protectores de cuna. No se recomiendan porque pueden obstruir el flujo de aire y hacer que el bebé se sobrecaliente. Además, los bebés pueden enredarse en los cierres. 

  • Baja el colchón con tiempo. Si la altura del colchón de la cuna es regulable, lee atentamente las instrucciones del fabricante para saber cuándo hay que bajar el colchón para que tu bebé no pueda caerse o trepar por la barandilla superior. Baja el colchón antes de que tu hijo pueda trepar por encima de la barandilla. 

  • Retira los cordones. Asegúrate de que la cuna no está colocada cerca de ningún cable que cuelgue, como los de las persianas, las luces de noche o los cables del vigilabebés. Un móvil suspendido sobre la cuna también debe estar completamente fuera de su alcance.

SIDS-720x432

Cambiador 

El lugar más seguro para cambiar el pañal de tu bebé es un cambiador en el suelo. Sin embargo, es posible que un cambiador te resulte más cómodo y práctico para cambiar y vestir a tu bebé. 

También puede ser un buen lugar para dar a tu pequeño un relajante masaje infantil. 

Aquí tienes algunos consejos de seguridad para el cambiador: 

  • No dejes nunca al bebé sin vigilancia. Los bebés pueden retorcerse, girar y darse la vuelta inesperadamente, así que mantén siempre un ojo y una mano sobre tu bebé cuando esté en lo alto del cambiador o cualquier otra superficie alta. No te apartes ni salgas de la habitación, ni siquiera por un segundo. Esto se aplica incluso si tu bebé está asegurado con correas que se colocan en el cambiador.

  • Utiliza un cambiador robusto con los laterales elevados. Asegúrate de que el cambiador que elijas sea estable y, preferiblemente, tenga los laterales elevados para mantener el cambiador en su sitio y evitar que el bebé se resbale. 

  • Mantén todo el material a tu alcance, pero no al de tu bebé. Asegúrate de que los pañales, las toallitas y otros artículos estén a tu alcance, pero que el bebé no pueda agarrarlos. Esto es doblemente cierto cuando se trata de los envases de plástico y de las bolsas que puedas utilizar para tu contenedor de pañales, ya que todos ellos pueden suponer un riesgo de asfixia o estrangulamiento. 

  •  Asegura el cambiador a la pared. Al igual que otros muebles pesados, el cambiador debe fijarse a la pared para evitar que se vuelque cuando el bebé esté encima o debajo de él. 

En resumen 

Haz que la habitación donde duerma tu bebé sea a prueba de bebés, con una cuna que no presente riesgos de asfixia o estrangulamiento, que cumpla las normas de seguridad y que tenga un colchón bien ajustado. No coloques ningún objeto en la cuna, incluidos los protectores, las almohadas y los juguetes. Si utilizas un cambiador, comprueba que está fijado a la pared y no dejes nunca al bebé sin vigilancia en el cambiador o en cualquier otra superficie elevada.

Cocina 

La cocina es el corazón de tu casa, y con un bebé o un niño pequeño cerca, lo más probable es que tengas que hacer algunos cambios para asegurarte de que todos estén seguros. 

Consulta estos consejos clave para la cocina a prueba de bebés: 

  • Coloca cierres de seguridad en los armarios a nivel del suelo o en los cajones accesibles. Así evitarás que tu bebé alcance objetos peligrosos como cuchillos o cuchillas. Los expertos recomiendan el tipo de cierre de seguridad que puede abrirse con una "llave" magnética. Para satisfacer la curiosidad de tu pequeño y permitirle explorar con seguridad, puedes dejar un armario sin cerrar y llenarlo de objetos seguros, como recipientes vacíos o quizás algunos de los cuencos, platos y tazas irrompibles favoritos de tu hijo. Como parte de tu estrategia de protección del bebé, añade un cierre de seguridad a prueba de niños a las puertas del horno y del frigorífico/congelador.

  • Pon los cubiertos y los objetos afilados fuera de su alcance. Mantén los cuchillos, tenedores, tijeras, aparatos con cuchillas y cualquier otro instrumento afilado fuera del alcance de tu hijo o bajo llave en un cajón a prueba de niños. 

  •  Desenchufa los aparatos cuando no los uses. Así evitarás que tu hijo los encienda accidentalmente. Guarde los cables eléctricos y coloque los aparatos fuera de su alcance cuando no los utilice. 

  •  Coloca tapas en los pomos del horno. Evita que tu hijo encienda el horno colocando tapas en los pomos. Restringe el acceso al horno y no lo utilices nunca cuando tu bebé o niño pequeño esté cerca.

  • Evita los manteles que cuelgan del lado de la mesa. Si tiras del mantel, la cena y los platos calientes pueden caer al suelo alrededor (y sobre) tu bebé o niño pequeño. 

  • Gira los mangos de las ollas y sartenes hacia dentro. Aunque es mejor no cocinar con tu bebé o niño pequeño cerca del horno o los fogones, una medida de seguridad adicional es mantener las asas de las ollas y sartenes calientes giradas hacia la parte posterior de la cocina en todo momento, incluso cuando creas que tu hijo no está cerca. Esto puede ayudar a evitar que su hijo tire accidentalmente de una olla o sartén caliente sobre sí mismo. También es conveniente utilizar los aros de la parte trasera de la cocina siempre que sea posible.

  • Retira los imanes pequeños de la nevera. Pueden suponer un riesgo de asfixia. Ten en cuenta que incluso los imanes grandes de la nevera pueden ser peligrosos si tienen un pequeño imán en la parte posterior que podría romperse o despegarse.

 En resumen  

Cuando apliques medidas de seguridad en la cocina, evita que tu hijo acceda a los armarios y cajones que contengan objetos afilados, peligrosos o rompibles. Asegúrate de que tu hijo no pueda manipular los mandos de la cocina ni tirar de los objetos calientes hacia él.

Drink-water-720x432

Cuarto de baño 

El cuarto de baño es un centro de actividad para las familias con niños pequeños, sobre todo cuando el bebé empieza a disfrutar cada vez más de los chapuzones en la bañera. 

A continuación te explicamos cómo mantener la seguridad de tu bebé o niño pequeño en el baño: 

  • No pierdas de vista a tu hijo. Nunca dejes a tu hijo sin vigilancia en el baño, ni siquiera por un momento. Cuando termine el baño, vacíe inmediatamente la bañera y los cubos de juego. Mantén una cesta con todos los artículos de baño cerca de la bañera -pero fuera del alcance de tu hijo- para que no tengas que salir del baño a por las provisiones. 

  •  Utiliza una alfombra de baño antideslizante. Un elemento esencial para evitar resbalones y caídas es una alfombrilla de goma con pequeñas ventosas para fijarla en el fondo de la bañera.

  •  Pon el calentador de agua a 46 grados centígrados o menos. La piel de tu bebé es más fina que la de un adulto, por lo que puede escaldarse más fácilmente. Bajar el termostato del agua puede ayudar a evitarlo. Otra solución es instalar una válvula mezcladora termostática en el grifo de la bañera. También deberías probar la temperatura del agua en tu muñeca antes de meter al bebé en la bañera para asegurarte de que está bien templada, ni demasiado caliente ni demasiado fría.

  •  Coloca protectores de grifo. Los protectores de grifos son dispositivos que pueden impedir que tu hijo pequeño abra los grifos.

  •  Instala una tapa de inodoro con cerradura. Acostumbra a tu familia a mantener la tapa del inodoro bajada y cerrada con llave. 

  •  Mantén los objetos peligrosos fuera de su alcance. Coloca los medicamentos, los cosméticos, los líquidos, las maquinillas de afeitar y los aparatos eléctricos, como el secador de pelo y las planchas, en un armario con cerradura a prueba de niños o en un lugar alto fuera de su alcance.

  •  Mantén el baño cerrado con llave cuando no lo utilices. Lo ideal es colocar un cerrojo alto u otro tipo de dispositivo de bloqueo en la puerta del baño, y mantenerla cerrada cuando no haya nadie dentro.  

Zona de lavandería  

Tanto si tienes un lavadero independiente en la casa como si tienes la lavadora en la cocina o el baño, sigue estos consejos para que la zona de lavado sea a prueba de bebés:  

  • Coloca un cierre de seguridad en la puerta de la lavadora. Mantén siempre la puerta de la lavadora cerrada y con llave. Lo mismo ocurre con la secadora.

  • Guarda los detergentes fuera del alcance y la vista de tu hijo. Lo más seguro es guardar los productos en su envase original, con la etiqueta intacta, en un armario cerrado. Tenga especial cuidado con el lugar donde guarda las cápsulas de detergente líquido, ya que pueden parecer dulces o juguetes que su hijo podría intentar morder o masticar. Guarde los detergentes cuando no los utilice y limpie inmediatamente cualquier derrame.

  • No dejes que tu hijo juegue en la zona de la lavandería. Considera la posibilidad de añadir una barrera para bebés a la puerta de la lavandería o de ponerle una cerradura a prueba de niños. Quizá te resulte más seguro hacer la colada y otras tareas de limpieza durante el tiempo de descanso de tu hijo (por ejemplo, durante las siestas). Esto puede ayudar a garantizar que su atención no se desvíe mientras utiliza la ropa y los productos de limpieza y a evitar la exposición involuntaria a los detergentes y otros productos de limpieza. 

Garaje, sótano y zonas exteriores 

Echa un vistazo a otras zonas de tu casa o jardín, y ten en cuenta estos consejos de seguridad para bebés:  

  • Guarda bajo llave los objetos peligrosos. Esto puede incluir herramientas, pinturas, barnices, diluyentes y cualquier otro producto químico tóxico que puedas guardar en el garaje, el sótano o el cobertizo.

  • No dejes que tu hijo juegue cerca de la entrada o el garaje, y mantenlo alejado de la puerta del garaje, especialmente si es automática. Mantén las puertas del garaje, del sótano y de las zonas exteriores cerradas con una cerradura a prueba de niños para que tu hijo no pueda salir sin que tú lo sepas.

  • Asegura el estanque del jardín o la piscina. Si tiene un estanque o una piscina, debe estar vallado, cubierto de forma segura o rellenado. Nunca dejes a tu hijo sin vigilancia cerca del agua. 

  • Comprueba tu invernadero. Si tienes un invernadero o una estructura similar, como un marco frío, en tu jardín, comprueba que está hecho con cristal de seguridad. Si no es así, hay que vallarlo.

  • Elimina o valla las plantas venenosas. Cuando tu hijo sea lo suficientemente mayor para entenderlo, enséñale a no coger ni comer nunca fruta o bayas al aire libre sin pedírselo antes a un adulto.

  • Añade arena o virutas de madera bajo las zonas de juego. Esto puede ayudar a suavizar la caída en caso de que su hijo se caiga del columpio o tenga un aterrizaje brusco desde el tobogán. 

Preguntas más frecuentes  

¿Qué hay que poner a prueba de bebés?

Proteja todo lo que pueda suponer un riesgo para su hijo. Como regla general: si tu bebé o niño pequeño puede alcanzarlo, caerse de él, tropezar con él o tirarlo hacia abajo, entonces mira cómo puedes ponerlo a prueba de bebés. 

Pon a prueba de bebés (guardando bajo llave o colocando fuera de su alcance) todos los objetos que el bebé pueda tragarse, así como los cordones u objetos que puedan suponer un riesgo de estrangulamiento o asfixia.  

Protege las habitaciones, como la cocina, el baño y la lavandería, y estudia cómo puedes proteger las ventanas, las escaleras y los cables eléctricos y las tomas de corriente de toda la casa o el piso. 

No te olvides de otras zonas como el garaje, el sótano, el jardín y la piscina. 

¿Qué se necesita para la protección del bebé?  

Algunos de los kits de protección para bebés que puede necesitar en su casa son: 

  • Tapas para enchufes

  • Protectores de esquinas

  • Alfombras antideslizantes

  • Limitadores y cerraduras de ventanas

  • Topes para puertas

  • Cierres de seguridad para puertas de armarios y cajones

  • Correas o soportes antivuelco para muebles pesados

  • Puertas para bebés

  • Protectores contra incendios

  • Alfombras de baño antideslizantes

  • Detectores de humo

  • Película de seguridad para cristales 

¿Cómo proteger tu casa de los bebés? 

Hay muchas cosas que puedes hacer para poner tu casa a prueba de bebés. Aquí tienes algunas ideas para empezar:  

  • Instala cerraduras a prueba de niños en armarios, puertas, ventanas y cajones.

  • Añade puertas para bebés en la parte superior e inferior de las escaleras, y en habitaciones como el baño y la cocina

  • Cubre los bordes afilados de los muebles con protectores de esquinas

  • Ate los cables eléctricos y otros cordones para que estén completamente fuera de su alcance

  • Coloque los objetos inseguros completamente fuera de su alcance. Esto significa todo, desde los detergentes de limpieza y los artículos pequeños como las pilas, hasta los objetos afilados como los cuchillos o las cuchillas.

¿Cómo proteger una estantería contra los bebés? 

Así es como se puede proteger una estantería para bebés: 

  • Asegura la estantería a la pared para que no haya peligro de que se caiga. 

  • Retira los objetos peligrosos de los estantes inferiores, incluidos los pequeños que puedan suponer un riesgo de asfixia. 

  • Coloca en un estante más alto los libros valiosos u otros objetos con los que no quieras que tu hijo juegue y que pueda dañar.

 Conclusión 

Poner la casa a punto para el recién nacido es un gran proyecto, pero, afortunadamente, puede hacerse en pequeñas tandas. Siempre que la habitación del bebé (o cualquier otro lugar en el que se cambien los pañales y duerma el bebé) esté hecha antes de su llegada, puedes ir acondicionando el resto de la casa poco a poco durante los próximos meses para que esté lista cuando tu hijo empiece a moverse de forma independiente. 

Una vez que estés satisfecha con tus esfuerzos para proteger al bebé, te encantará la tranquilidad de saber que tu bebé o niño pequeño puede explorar tu casa de forma segura bajo tu atenta supervisión. 

Si todavía estás (o ya estás) preparando tu casa para la llegada de tu bebé, quizá quieras consultar esta lista de artículos esenciales para el bebé que puedes necesitar o desear para cuando llegue. 

Cómo hemos escrito este artículo

La información de este artículo se basa en los consejos de expertos que se encuentran en fuentes médicas y gubernamentales de confianza, como el Servicio Nacional de Salud (NHS). A continuación encontrarás una lista completa de las fuentes utilizadas para este artículo. El contenido de esta página no debe sustituir al asesoramiento médico profesional. Consulta siempre a los profesionales médicos para obtener un diagnóstico y un tratamiento completos.