Convertirte en la guía de tu bebé desde el comienzo de su vida es una de las partes más emotivas de ser mamá, llenarse de ternura con su inocencia y la linda forma en que empiezan a ser independientes es algo que no cambiarás por nada.

Una de las actividades que puede convertirse en la más divertida, es la de cepillarse los dientes. Sí, tu bebé debe empezar a aprender sobre la importancia de la higiene bucal para tener dientes sanos.

Y es que, como detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS), una higiene bucodental deficiente acompañada de ingesta de azúcares libres y el uso inapropiado de fluoruro son los principales factores de riesgo en la aparición de caries en la primera infancia.  

Es así que la higiene dental es de suma importancia. Aquí te vamos a compartir tres formas de convertir el cepillado en un momento increíble con la luz de tus ojos. Primero revisa el video de cómo lavarse los dientes para niños y después te explicamos tres maneras divertidas.

1. Si tú puedes, yo también

Toma el cepillo de dientes y frente a tu bebé, empieza a hacer los movimientos cotidianos de tu cepillado, la importancia de hacer esto juntos es que los bebés aprenden al imitar.

Cepíllate despacio para que el pequeño reconozca con claridad cada movimiento, espera que lo repita y ten cuidado que no se vaya a lastimar, repite esta rutina con tu bebé las veces que sean posibles. Poco a poco se convertirá en algo natural para él o ella.

2. Cepíllense con ritmo

La música es muy importante para el desarrollo de los bebés, incluso aun cuando están en la barriguita, se recomienda ponerles música y suelen tener reacciones muy tiernas. A medida que van creciendo, empiezas a reconocer qué tipo de canciones le gustan por cómo se comportan al escucharlas.

Basada en esto, elige las canciones favoritas de tu bebé y cepíllate durante una canción completa, verás lo divertido que será, también es una buena oportunidad para asegurarte de cepillarle los dientes por si el chiquito todavía no lo hace correcta y completamente.

3. Conviértelo en un juego

Es mejor dejar que tu bebé piense que todo es un juego, así que deja que su juguete favorito los acompañe o también permite que te cepille tus dientes, si el cepillado es divertido se convertirá en un hábito que esperará con ansias.

¿Qué más puedes hacer para que parezca un juego? Una forma ingeniosa de hacer más divertido el cepillado para tu bebé es elegir cepillos con motivos animados, preferiblemente ilustraciones de las caricaturas favoritas de tu pequeño o pequeña, así se sentirán en confianza y les parecerá que su cepillo hace parte del mundo de su superhéroe o personaje favorito, puedes personalizar también su vaso de enjuague y todo lo que tenga que ver con su rutina de cepillado.

La Asociación Dental Americana recomienda que a los niños de 3 a 6 años, se les dé una cantidad de pasta fluorada no mayor al tamaño de un chícharo. Además sugiere lavar los dientes cuidadosamente dos veces al día, es decir por la mañana y la noche; o seguir las instrucciones de su dentista o el médico. No olvides supervisar al niño cuando se lave los dientes para evitar la ingesta de pasta dental.

Al comienzo el sabor de la pasta dental puede ser un poco molesto para los bebés, así que puedes comenzar con una que tenga poca intensidad, así no se incomodarán y poco a poco podrás hacer la transición a una crema con un sabor y componentes más fuertes.

Te recomendamos felicitar a tu bebé siempre que haga un “buen trabajo”, es importante que se le dé mucha relevancia al proceso de aprendizaje, así sentirá que está haciendo algo correcto y que su mami está llena de orgullo.

Busca siempre formas divertidas para que tu bebé aprenda mientras juega y comparte tiempo contigo, es la manera más efectiva para que cada día se sorprenda con los pequeños detalles de la vida. 

Artículos relacionados

Fuentes

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.